miércoles, 27 de abril de 2016

Problemas de conexión



¿Te ha pasado alguna vez que no tienes ganas de hacer nada? Ok esto es muuuuy general ¡¿a quién no le ha pasado?! Entonces ¿siendo una persona creativa, te ha pasado que no se te ocurre "nada"? Y digo, "naca la pirinaca". Se pasan los días con sus noches y sus resquicios y a ti no se te ocurre nada.
Continuaré afinando la cosa. La verdad es que sí se te ocurren cosas para hacer, muchas. El problema es que no encuentras el "mood" para sentarte/pararte/echarte y HACERLO. Y no es que tengas un rollo encima, qué sé yo, preocupaciones, depresión o alguna cosa especial/fuera de lo común. ¿Te ha pasado? ¡¿Les ha pasado?!

Bueno, a mi me pasa. A estas alturas debería andar loca preparando mi Desfile anual y... no puedo conectarme. Se me ocurren cosas, varias, muchas pero no logro hacer clic entre mis ideas y la parte motora de mi cuerpo. Estoy así, maniatada por la sonsera.
Solía ser una persona medianamente responsable y me sobreponía siempre a la desidia cuando de "hacer lo que debía" se trataba pero ahora me siento un poco rebelde y no pues, no escucho a las voces que me dicen que me imponga y asuma mis responsabilidades. Me siento como el adolescente que quiere unos minutitos mas en la cama y luego se levanta y ya es de tarde.

Ni modo, regreso en "un minuto".

lunes, 11 de mayo de 2015

5 minutos

(No sé qué michi ha pasado por aquí. Se me planta un odioso aviso de ¿Neoworx? ¡¿Qué, todo cambió?! Es ridículo el tiempo que no paso por acá. Ridículo como las ganas que tenía de escribir hasta que me crucé con la cosa esa, fúchila, vete a joder a otra parte!)

Mmmf! Respiro. Ayer fue el Día de la Madre y hoy desperté con la resaca de las flores, los dulces, los regalos, las fotos, la melcocha de los lugares comunes, jodidamente comunes. Es el día de sólo publicar, sin ver, el face porque termina una con un empalagamiento de la patada.

Actualizando. El que alguna vez llamé Niño, ahora es un guapo adolescente (mas conocido como el Enano) que vive, él (sufro, yo) esa adorable etapa de la vida llamada Adolescencia (...de sentido común, de modales, de cariño, de consideración... estotodavíacontinúa), la razón de por qué, a mi corta edad, tengo la cara surcada por zanjas de construcción de rascacielos a punto de graduarse de cañones cuasi geológicos. Lo más maravilloso del asunto es que resulta que TODO es CULPA mía. Oh! sí.
Porque lo mimé demasiado, porque lo besé demasiado, porque lo quise demasiado, porque le di demasiado, porque la responsabilidad de criarlo, para mi, fue demasiado. Ahora, sin nadie más a quién responsabilizar, me trago la amargura de ver TODO ese empeño vertido en una personita que aparenta (con gran éxito) no quererme. Uy sí, qué tristeza y con la sombra del DíadelaMadre todavía sobre mi. Mmmf! Respiro.

¡Puras babas! Confieso que comencé a escribir con cierta pica, Ok! pero, ¡vamos! ¿quién no ha sido así con sus padres aunque sea por 5 miserables minutos? Sí, puede que no todos pero existen pues.

¡Existimos! y no somos los más malos del planeta. Simplemente sucede que no todo el mundo adquiere pronto esa cosa peluda llamada "madurez", "conciencia" o como michi se llame a ese modo maravilloso de comportarte con tus padres. Hay personas que pasamos por la adolescencia con la cabeza llena de pedos. Lo tenemos todo revuelto, nos revientan miles de cosas, no entendemos otro tanto y como los que están pegados a uno como chicle, son esos dos babosos con cara de estar tan perdidos como uno... pues la agarramos con ellos. ¿Injusto? ¡Clarines!
También clarines que, a veces, esa mirada perdidilla en la cara de quien nos cambió los pañales hediondos, como que enternece y nos vemos acercándonos, metiéndoles la cabeza en un amago de cariño, con la sonrisa torcida de quien no está acostumbrado a sonreir, al menos no a sus padres. Eso pasa. No a menudo, no con la frecuencia que ellos quisieran (seamos honestos: que nosotros quisiéramos) pero pasa. Llega un abrazo a la vieja mientras lava los platos que nosotros (tremendos boludazos) debiéramos lavar, un abrazo torpe por la falta de ejercicio pero sincero. Y cuando ella deja los platos (con gran rapidez, hay que decirlo porque es ella, la del déficit de eficiencia para todo lo que sea el manejo de una casa) y nos abraza y nos llena de besos... volvemos a tener 5 años y recordamos que "ese" era el lugar seguro. ¡¿Cómo diablos lo olvidamos?!

Y así, todo regresa al punto de partida. Al hecho de ¿cómo le das la responsabilidad de criar un ser humano a gentes tan torpes para balancear el amor y el sentido común? Es que nadie nos la dio. Nosotros la tomamos y hacemos lo que podemos, pues. Criar al Enano es un reto, un GRAN reto. Pero está lleno de emoción, aventura, desafíos, extremos. No, no, no cambiaría esta vida por nada, ¿Un niño dócil? ¡¡¿qué es eso?!! ¿Un adolescente sensato? ¡¡¿con qué se come eso?!! Y por favor, no soy la idiota que no apreciaría un modo "menos extremo" en mi hijo, no soy la masoquista que aprecia el desprecio. Pero resulta que esa criatura es grandiosa en su singularidad, el bocado difícil de apreciar por la complejidad de sus ingredientes, diseñado para paladares exquisitos. Esa criatura es divertida, ingeniosa, única. Salió de mi, de la combinación química con el amor de mi vida. Que mi cara se acostumbre a las arrugas de tanto fruncir el ceño, porque (si no hay botox de por medio) se quedarán ahí mientras tenga algo acalorado que discutir con mi hijo.
¡Feliz Día de la Madre a mi! que me lo merezco todo, aunque sólo sea por escasos 5 minutos.


viernes, 23 de agosto de 2013

Consejos sobre "el vestir" para mujeres de "incierta" edad

Veo en la tele que están dando consejos sobre el vestir para mujeres adultas, "hechas y derechas" dice la conductora.
-"La mujer de ... -dice el diseñador invitado- debe usar zapatos de taco de un tamaño que les acomode, que se sientan cómodas de manejar" Y yo pienso en mis botas de caña XL (sí, las dalinas!) que compré en un arranque de placer absoluto al descubrir que me calzaban perrrrfectamente y me hacen las piernas kilométricas y, esto hay que gritarlo, ocultan con gran estilo mis RODILLAS!!!! Lo cierto es que, solo las uso cuando hacemos nuestros desfiles y en algún cumpleaños de alguna amiga, lo suficientemente cercana como para pasar el roche si es que de tanto brindar se me enredan las piernas y salgo disparada por algún lugar del vecindario.

-"La mujer adulta debe tener en su closet un abrigo como este (y muestra un horroroso sacón de Hagrid!) que combine con todo." Y yo pienso en mi abrigo tejido, hecho por estas manitas, peludazo y en un tono reconnnntra difícil de combinar, razón por la cual casi no lo uso, pero que AMO con locura.

-"La mujer de mediana edad, debe usar un largo de falda de acuerdo con sus años." Y yo sigo pensando en la musarañas... y en ese vestidito micro-mini que me puse la otra noche en la que celebramos, en petit comité, el cumpleaños de Madonna. Oh! sí, plush negro con aplicaciones de piedras y mostacillas en el borde del bajísimo cuello... mmm! hermoso!

-"La mujer mayor suele tener un estatus que le permite hacer buenas inversiones al comprar, tanto aquí como cuando viaja." Y yo, ahora sí, estoy de acuerdo en que TENGO que ir a Gamarra en estos días para comprar material y chequear algo por ahí, que siempre hay cosas interesantísimas que puedes usar como base e "intervenirlas" hasta conseguir algo único a un precio increíble, te lo digo sho!

-"La mujer grande, tiene que saber adecuar su estilo a su edad." Y aquí sí que estoy mas perdida que mis años mozos, porque hasta ahora, en mi fabulosa vida, no consigo "adecuarme" a nada ¡¡¡mucho menos a mi edad!!!

miércoles, 21 de agosto de 2013

Ejercicio de estiramiento

Me levanto por las mañanas y siento que mi día es una página en blanco. Abro los ojos, me estiro, despierto a cada uno de los elementos de mi cuerpo, los siento. Calibro mi espíritu porque será la tinta que escriba lo que ha de llenar esa página. Quiero tener la certeza de que lo que estoy escribiendo sea lo correcto, es decir, la suma de lo que quiero escribir y la forma precisa de hacerlo.
Quiero tener mas tiempo para que el conjunto de naderías que puebla mi rutina, pueda nadar a gusto en el mar de mi leve existencia. Suave existencia. Inocua existencia.
¿Inocua? ¿cómo podría ser inocua mi existencia siendo, como soy, madre?

Me levanto por las mañanas y siento que mi día es una página vista. Esto ya lo leí cien veces, pienso. Igual, no estoy segura si no me gusta o me aburre, o simplemente me gusta tanto que la leo cien veces. Me estiro, todavía con los ojos cerrados, postergando el momento de presenciarlo todo. Me estiro, si algo he aprendido bien en esta vida es a estirarme. Calibro mi espíritu de 6 años con mi cuerpo de 50. No me duele nada. Nada mas, que no reconocerme todavía en la tipa que me mira en el espejo sin photoshop del baño. Quiero tener la certeza de no preocuparme por lo que quiero escribir y cómo lo hago.
Quiero tener mas tiempo para que el conjunto de naderías que puebla mi rutina, pueda nadar a gusto en el mar de mi preciosa existencia. Amable existencia que se resiste a dejar el penúltimo lugar de la fila.

jueves, 15 de marzo de 2012

Piedras calientes en el horno

Te llamo para saludarte por tu cumpleaños y me contesta una voz de pasto, de arcilla; una voz que, lamentablemente, ha tomado el lugar de tus antiguos cascabeles.
Me hablas de miomas, de sangre, de pruebas, todo con el mismo hilo de pasto del primer aló. ¿En qué jodido momento nuestros saludos de "¡cuenta todo y exagera!" se convirtieron en esa masa boba de sonidos y palabras arcillosas que me recibió cuando marqué tu número?

¿Dónde está la loca del demonio que irrumpía (porque tu nunca "entrabas" en ningún lado, ¡tu irrumpías!) en casa trastocándolo todo en una orgía de risas estruendosas y megaplanes de diversión? "Qué estará haciendo esta hora mi andina y dulce Rita de junco y capulí ..."

A veces uno no siente el paso de la vida, y congelamos momentos creyendo que no se notará. Que la cámara continua mezclará suavemente los fotogramas que guardamos en la refri. Que lo virtual le ganará a lo real y que no hay nada que procesar porque la moledora existencial ya se encargó de hacerlo por nosotros. Pero cuando retiramos el pastel del horno sólo encontramos piedras calientes.

Hoy cumples algunos años más que yo, en una vida que le lleva mínimo tres reencarnaciones a la mía. Estás sola y no te sientes bien. Qué buena mierda, carajo.

Y la mañana estaba tan linda...

domingo, 4 de marzo de 2012

Soplidos en el pelo

Escucho esta canción y es como ver una película, una película nostálgica por supuesto. Yo también tuve una Mamma Maremma que se fue de la casa cuando yo todavía jugaba con muñecas y a la que recuerdo con infinito amor cada vez que escucho esta canción.
¿Cómo es que algunas canciones sirven de llaves que abren esas cerraduras que creíamos oxidadas?
Maravillas de la composición humana que siembra en nosotros semillas de plantas que germinan después de muchos años y resultan enormes árboles que nos protegerán de las sombras.
No recuerdo mucho de esos años (lo cual no es ningún misterio dada la cantidad de años que estoy viviendo! Aauch!) pero me llegan a retazos: las tortillas de espinaca, las travesuras encubiertas, y sus caricias en mi pelo acompañadas de suaves soplidos. Descubro entonces la prehistoria de mis hoy imprescindibles "piojitos" antes de dormir.
Ojalá algún día el Niño me recuerde con tanta ternura.

lunes, 16 de enero de 2012

¿Profecías? ¡Mi abuela!

No es que tenga la soberbia de ignorar el temor que genera en algunas personas las profecías de los mayas y demás hierbas, no. ¡¿Quién soy yo para pretender tener la razón en ese entuerto cósmico, o lo que sea?!
No sé qué michi haré el 21 de Diciembre. No tengo planes de hacer testamento, en primerísimo y único lugar, porque no tengo nada que heredar.

Al diablo con el fin del mundo, esa no es la hecatombe del año que me aterra.

Este año, en el mes de Setiembre... cumpliré una cifra grosera de años. ¡Una cifra obscena de años!
¡¿En qué puto momento pasó todo esto?!

(Aaaay! profundo lamento)